Probamos el Jeep Compass Altitude

19 julio 2012

jeep compassA través de la gestión de Chrysler Argentina, tuvimos el privilegio de probar el Jeep Compass Altitude por las calles de New York. ¿Qué tiene de diferente con el Compass que todos ya conocemos? Se trata de un modelo que integra una edición limitada junto al Patriot, Cherokee y Wrangler Unlimited.

El nombre Altitude no fue generado al azar o por la decisión de algún directivo de marketing. Por el contrario, proviene del concurso Name my Ride, que se realizó en Estados Unidos durante los primeros meses de 2012, cuando se exhibió un Jeep Grand Cherokee totalmente negro. Allí los participantes debían inventar un nombre para denominar al nuevo modelo. La motivación era grande, pues el ganador se adjudicaría una Grand Cherokee 2012.

El concurso tuvo tanta repercusión que más de 100.000 personas participaron ingresando al espacio de Jeep en Facebook. El tremendo éxito hizo que las autoridades tomaran la decisión de extender esta edición Limitada al Compass, Patriot y Wrangler.

Diseño Exterior:
La carrocería del Compass Altitude no reviste grandes diferencias con respecto al modelo original que actualmente se comercializa en el mercado argentino. Pero esta edición limitada incorpora, además del negro, una diferente y variada gama de colores: rojo cereza intenso, gris mIneral y blanco Brillante.Las amplias dimensiones del Compass están compuestas por un largo de 4.405 mm., 1.810 mm. de ancho y 1.630 mm. de alto.

Su diseño pone en escena un Sport Utility agresivo, imponente y deportivo. La persona que gentilmente nos entregó el Compass Altitude lo calificó como un auto sexy y realmente es un adjetivo que le sienta muy bien. Es que los rasgos que incorpora le otorgan más sensualidad que el modelo convencional. Básicamente estamos hablando de algunos detalles en negro brillante, sobre la clásica parrilla de siete ranuras, en el borde que la rodea, y la malla del estilo panal de abeja. A su vez, estos toques estilísticos se presentan también en el bisel de los faros de haz cuádruple y en el marco negro de los faros antiniebla.

Sobre el sector lateral se destacan los estribos en negro brillante al igual que los rieles de techo. Por su parte, las llantas de 18 pulgadas de aleación de aluminio (también en color negro brillante) están calzadas sobre neumáticos de medida 215/55 18. Un interesante detalle estético se observa sobre las manijas externas de apertura que se encuentra disimuladas sobre los parantes de la puertas.

En la parte trasera, la única diferencia con el Compass original radica en el protector escalonado sobre la parte superior del paragolpes, también pintado en un negro brillante. Además, se destaca sobre la luneta trasera un spoiler con luz de stop incorporada.

Diseño Interior:
Una vez que ingresamos en el habitáculo nos encontramos con un interior sobrio pero con muy buenos detalles de terminación, donde biseles cromados realzan la distinción en la parte de la guantera, alrededor de la consola de la palanca de cambios y en las manijas de apertura interna de las puertas.

La plancha del tablero se exhibe claramente dividida en tres sectores: instrumental, consola central y guantera. Por otra parte, las generosas salidas de aire circulares poseen contornos cromados. Debajo aparecen los controles que permiten calefaccionar los asientos delanteros, una incorporación exclusiva de esta versión. A su lado también se incluyen el comando para desactivar el Control de Estabilidad (ESP), la baliza y una toma auxiliar de 12 Volts.

Sobre la puerta derecha, el conductor dispone de los comandos de los levantavidrios eléctricos, el bloqueo y desbloqueo de las cuatro puertas y el bloqueo de alzacristales traseros. El gran volante multifunción, que solo se regula en altura, está tapizado en cuero y presenta un diseño de tres rayos símil aluminio. Allí presenta, en la parte frontal, controles para obtener y setear la información de la computadora de a bordo y Velocidad Crucero. En su parte trasera, sobre la derecha, se pueden operar los controles de volumen, y sobre la derecha, buscar las emisoras de radio.

Los Sport Utility, por las características de sus usuarios y la cantidad de ocupantes que viajan en él, requieren de espacios de almacenamiento por los múltiples elementos que pueden llevar. El Compass Altitude cumple holgadamente con esa premisa mediante los espacios que ofrece en el interior de puertas, los posavasos en la parte central delantera, la amplia guantera y un alojamiento de objetos en la parte superior. Además, destacamos que en el medio de las butacas delanteras, donde se encuentra el apoyabrazos, también se pueden guardar cosas pequeñas y en su parte externa incluye una toma de 115V de patas planas, como se utiliza habitualmente en los Estados Unidos. Una acertada solución para cargar el celular sin la necesidad de utilizar un adaptador adicional de 12V.

Las butacas delanteras, tapizadas en tela premium gris, ofrecen comodidad y buena sujeción lateral, pues el cuerpo calza perfectamente en su silueta. La del conductor se puede regular manualmente en altura, ofreciendo una postura de manejo alta, típica en estos vehículos, permitiéndole manejar cómodamente con buena visión de todo lo que sucede adelante del Compass.

Ya ubicados en la segunda plaza, comprobamos que allí es posible ubicar a tres pasajeros en unos asientos cuyo formato podrían ofrecer mayor comodidad. Estos fueron posicionados a una distancia apropiada con relación a los respaldos delanteros para que quede suficiente espacio donde ubicar cómodamente las piernas. La distancia al techo también es generosa para que incluso los de mayor estatura no sufran. Por otra parte, los respaldos permiten regular su inclinación y se rebaten fácilmente en una proporción 1/3 – 2/3.

El baúl, con una capacidad de 334 litros, está perfectamente forrado y presenta un piso rígido debajo del cual se guarda el neumático de auxilio con chapa de tipo temporal en medida T155 90 T 16, que le proporciona 6 centímetros más de profundidad al baúl. Una cubierta retráctil permite cubrir la carga de las curiosas miradas del exterior, más importante aún cuando lo que se transporta son numerosas valijas como en nuestro caso.

Instrumental:
Es del tipo analógico pero presenta información digital. El velocímetro, que se expresa en millas y kilómetros/hora, y el cuentavueltas ocupan un cuadrante circular más grande. En cambio, la temperatura y el nivel de combustible están alojados en uno más pequeño.

La información digital (marcha en la que estamos circulando, kilometraje recorrido, brújula, consumo, presión de neumáticos y autonomía de viaje) se presenta en un color verde que facilita su lectura.

Equipamiento:
La lista de elementos de confort y asistencia a la conducción es extensa ubicando al Compass en lo más alto de su segmento, pero nosotros nos centramos en lo más significativo que realmente marca la diferencia. El sistema de arranque Tip Start le permite encender el motor solo con un toque, una virtud que se suma a la apertura remota de puertas. Asimismo, los faros delanteros se encienden automáticamente cuando la situación lo requiere.

El vehículo cierra sus puertas automáticamente en rodaje, un sistema valorado sobre todo cuando se trasladan chicos en las plazas traseras, y también para hacerle frente a la inseguridad de todos los días. El aire acondicionado nos brindó el clima ideal mientras realizábamos la prueba del Compass en pleno verano neoyorquino, donde la marca térmica llegó a los 37 grados. Su funcionamiento fue impecable, con una buena distribución de aire que acercó también la temperatura ideal en las plazas traseras.

La consola central alberga un equipo de audio opcional con radio satelital en el que se pueden elegir entre 130 emisoras divididas por género, idioma y tipo de música. El mismo se opera a través de una pantalla de 6,5”, donde también se brinda información de rutas y calles para orientar al conductor.

El sonido llega a todo el habitáculo mediante nueve parlantes con woofer en el sector de carga y dos parlantes adicionales situados en la parte inferior del portón. Este puede ser desplazado, en caso de que el vehículo se encuentre detenido con el portón abierto, para que afuera también pueda escucharse la música. Una costumbre puramente yankee. El sonido producido por este sistema es de alta calidad aunque, en ciertas ocasiones, sobre todo en lugares cerrados, la señal de radio se pierde.

Otra característica diferencial de esta versión Altitude son los espejos exteriores eléctricos calefaccionados, muy útiles cuando se empañan y complican la visibilidad trasera del conductor.

Equipamiento de Seguridad:
El Jeep Compass, que comparte la plataforma denominada MK con el Patriot, posee una carrocería autoportante con elementos y diseños destinados a absorber la mayor energía posible en caso de que se produzca un impacto. Para eso incorpora una zona de deformación delantera con un absorbedor de impactos y un alma de paragolpes fabricada en acero. Todas estas piezas están destinadas para absorber la energía producto de un impacto.

La estructura mencionada se complementa con una dotación de sistemas y elementos, donde se destacan sus seis airbags (frontales, laterales y de cortina para todas las plazas). Pero no dejan de ser importantes los apoyacabezas delanteros regulables en altura y con desplazamiento horizontal, los cinco cinturones inerciales de tres puntos y el Control de Estabilidad (ESP). Aunque sorprende la ausencia del tercer apoyacabeza trasero central, fundamental para la protección cervical en caso de choque por alcance.

En cuanto a la visibilidad, aspecto fundamental para garantizar la conducción sin riesgos, los espejos exteriores de amplias dimensiones hacen un gran aporte, así como también el espejo interior con sensor automático antideslumbramiento que evita que el conductor sea encandilado por el efecto de las luces de otros vehículos. A su vez, la visión trasera se complica un poco porque los apoyacabezas no son regulables en altura. La cámara de visión trasera y los sensores de estacionamiento serían soluciones razonables que presentan otros exponentes del segmento.

Motor y transmisión
El Compass está equipado con un motor naftero de 2.359 cm3, con 4 cilindros en línea y 16 válvulas, que eroga una potencia máxima de 172 CV y alcanza un torque de 220 Nm a 4.500 rpm. El propulsor cuenta con un sistema de Distribución Variable de Válvulas (WT) que permite optimizar el par motor, logrando percibir la buena respuesta y reacción del propulsor en cualquier rango de velocidad que se transite. Además, el funcionamiento del motor se vuelve más suave y silencioso trasladando al habitáculo apenas una baja rumorosidad.

La caja automática variable CVT, que permite una aceleración progresiva y suave, también puede ser comandada en forma secuencial con 6 marchas desplazando la palanca lateralmente. Merced a esta transmisión se percibe una suave aceleración y genera que el número de revoluciones baje favoreciendo directamente al consumo de combustible. En nuestras pruebas registramos que, circulando a 100 km/h necesita 7,9 l para completar 100 kilómetros. Cuando transitamos a 120 km/h, el consumo, en la misma distancia, ascendió a 8,8 litros.

Aunque parezca que su escenario natural son las ciudades, tiene óptimas condiciones para circular en terrenos adversos gracias al trabajo de su tracción integral .

Frenos y suspensiones
Los frenos a discos en las cuatro ruedas tienen la asistencia del Sistema Antibloqueo ABS y la Distribución Electrónica de Frenado (EBD). A la hora de probarlos, el pedal de freno se sintió firme y efectivo respondiendo fielmente a nuestros estímulos. Con una leve presión sobre el mismo brindó seguridad en las maniobras de frenaje.

Las condiciones del Compass podrían insinuar, antes de probarlo, que podrían comprometer el confort de marcha. Sin embargo, su rodado grande y las suspensiones elaboradas con tendencia hacia la conducción off road, no muestran mayores sobresaltos. Incluso disimula con cierta facilidad los obstáculos de las calles. Claro que las calles de Estados Unidos no tienen los problemas que presentan las nuestras.

En términos de comportamiento dinámico no mostró inclinaciones y logró desempeñarse con suma estabilidad. El Sistema de Mitigación de Rolido aporta también para que este SUV muestre firmeza y aplomo.

Conclusiones
• Esta edición limitada que integra el Compass junto a otros modelos, no es un capricho de Jeep, pues tiene su justificación con un estilo bien definido, rasgos distintivos y originales inserciones.
• El sistema VVT le proporciona al motor una andar suave y una baja rumorosidad. Además, optimiza el rendimiento del motor.
• El buen funcionamiento de la caja automática CVT favorece un andar relajado reduciendo, a la vez, el consumo de combustible.
• Los asientos delanteros ofrecen buenas sujeciones mientras que los traseros deberían mejorar su ergonomía.
• El conjunto de suspensiones asegura un buen confort de marcha tanto en el asfalto como en la conducción off road.


• Su visibilidad trasera reducida podría ser compensada con sensores de estacionamiento o cámara de visión trasera.
• El completo equipamiento de seguridad activa y pasiva se ve empañado solo por la falta del quinto apoyacabezas trasero central.
• La rueda de auxilio de tipo temporal es una buena incorporación para la realidad de los Estados Unidos, pero en Argentina está demostrado que no constituye una buena solución.

Galería de Fotos:


Seguinos en Facebook:
Daniel Panzera

publicado por Daniel Panzera 4x4, Jeep, Test Drive el 19 de julio de 2012

1 Respuesta

  • Comentarios1
  1. Avatar de EDGARDO GABRIEL GARDONIEDGARDO GABRIEL GARDONI dice:

    HOLA SRES. DE 16 VÀLVULAS, ESTÀ MUY LINDO Y DEBE SER MUY BUENO EN EL OFF ROAD, PERO EL INTERIOR, NO PARECE DE DEMASIADA CALIDAD, NI MODERNIDAD. UN ABRAZO Y GRACIAS. GABY. GARDONI.

Deja un comentario

Siempre tratamos de primera para usted:


здесь www.etalon.com.ua